Proyecto personal

Casi todo lo insignificante pasa desapercibido. Y el lenguaje es una de las pequeñas víctimas de los cambios “insignificantes”. Por eso suele pasar que las cosas pierden sus nombres y las frases sus sentidos. Pero lo más curioso de todo es que, a pesar de ello, nos entendemos. Y si no, nos da igual. Qué bonito el lenguaje, que cada vez requiere de menos palabras y de más comprensión. Hemos cogido la dirección pero, ¿vamos en el sentido correcto? Yo no digo nada. Resulta divertido planteárselo.

título: (Hablar en plan así, tal.)

 

Imprimir

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s