2. transformación acción cotidiana

Suena la alarma abajo de la almohada y me despierto. Remoloneo. Pongo los pies en el suelo, voy al baño a mear. Abro la puerta y la dejo abierta. Enciendo con la mano izquierda la luz del baño, levanto la taza, me bajo los pantalones, las bragas y me siento a mear. Me miro en el espejo las ojeras mientras meo y voy cortando el papel.

Escucho como meo en silencio. A veces me gusta contar en segundos la duración.

Me seco, me subo bragas, pantalones y tiro de la cadena. Me lavo la cara y las manos. Vuelvo a la habitación. Me visto corriendo, vuelvo al baño. En el baño: me cepillo los dientes, me peino, me maquillo.

Otra vez a la habitación, cojo los pendientes. Me pongo el bolso, un pañuelo, guardo las llaves y salgo corriendo. Desando pasos otra vez: Daffy. Miro que esté bien, le doy un beso, voy a la cocina y aseguro si tienen agua. Ahora sí me voy. Salgo de casa y hasta aquí todo importaba un mierda.

Cuando ando ando con un ritmo indeterminado pero definido que siempre es el mismo. Siempre. Cuando ando nunca dejo de anadar. Voy a clase, a comprar o he quedado con alguien y no paro de andar, estoy continuamente en movimiento. Pese a la importancia que le doy al acto de andar, y reflexionando en esa continuidad de movimiento y consciencia del cuerpo, me pregunto: ¿el otro también es consciente? ¿el otro es consciente de que anda? ¿es consciente de que ando yo?

Así que la acción sencilla para subvertir mi cotidianidad que me he propuesto ha sido parar de andar cuando estuviese acercándome al otro. Para encontrar respuesta de todas estas absurdas preguntas, o por el contrario que surgiesen nuevas.

En general todxs han reaccionado de forma extraña, me han mirado raro pero como nadie se ha atrevido a decirme nada todo ha quedado en lenguaje no verbal.

Jose es el único que  mientras me acercaba a la mesa donde me esperaban( ya todos mirándome porque me acercaba en línea recta hacia ellos) cuando he parado estando a unos 3metros me  ha preguntado:

-Qué passa?

He abandonado la pausa, continuado caminando hacia ellxs y he dicho:

-Res.

Y entonces me he sentado en la mesa.

 

Parece que los pasos entre lugar y lugar no le importan a nadie. Sólo de dónde salgo y a dónde llego.

He escrito utilizado el pronombre personal “me” 16 veces y el posesivo “mi” 1 vez en este texto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s